Viajes espaciales pueden perjudicar el tejido gastrointestinal de astronautas