Para 2025, el 20% de nuestros datos serán críticos