Niños que pasan horas frente a pantallas tienen menos capacidades cognitivas