La mutación de un solo gen que convirtió a los humanos en corredores