Contener los gases: buena educación, malo para tu salud