Fortnite: ¿moda pasajera o videojuego de largo plazo?