Miden por primera vez la velocidad de la muerte