El ‘corazón palpitante’ de la Nebulosa del Cangrejo