¿Te gustan las marcas caras? Tal vez tengas baja autoestima