Dos situaciones cotidianas que sacan de quicio a algunos y por qué