Los videojuegos pueden evitar ataques cardíacos