El smartphone que la Casa Blanca no quiere, llega a México