El sismo del 19S pudo fracturar el ADN de los mexicanos