Los ciberataques son un riesgo similar a un desastre natural