El Everest se convierte en el basurero más alto del mundo