La pérdida de hielo de la Antártida se triplica, amenazando las costas