Plásticos, un peligro para los mares y la fauna