Expansión

Por: Angélica Pineda

En febrero de 2015, cuatro meses después de su contratación, Eduardo Molina inauguró en Londres el segundo edificio de WeWork con 100% de ocupación, algo que la empresa de coworking no había visto al abrir nuevos mercados. Y siguió dando de qué hablar. En 2017, posicionó la Ciudad de México como la cuarta urbe en importancia por tamaño de comunidad.

“América Latina es la región que crece más rápido en WeWork y la Ciudad de México fue el parteaguas para ese desarrollo”, sostiene el gerente general en México y director de Expansión Global en América Latina de la empresa. “A partir de aquí, se abrieron las operaciones de São Paulo, Buenos Aires, Bogotá y Lima”, agrega.

En cada apertura, el directivo ha repetido la fórmula que le funcionó en Londres: convocar y armar equipos, entender a las audiencias y conectar a la comunidad apropiada. Así, continúa inaugurando edificios con casi 90% de ocupación, lo que le ha permitido crecer a una mayor velocidad respecto de otros mercados.

También comprende las necesidades del ecosistema emprendedor, entre éstas, la de crear redes de contacto que les permitan crecer y desarrollar sus iniciativas. “El público que antes iba a los centros de negocios, ahora viene a estos edificios”, afirma Marc Navarro, consultor independiente en la industria del coworking.

Las habilidades de Molina volverán a estar a prueba. La empresa planea quintuplicar el tamaño de su comunidad en la región en los siguientes dos años, al pasar de los 20,000 que tiene ahora (10,000 de ésos, en la Ciudad de México) a 100,000, para 2020.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Destacan EXATEC entre las 30 promesas de Expansión

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre