No teman, la AI sigue siendo tan tonta como los humanos: MIT