Internet, un peligro para los animales protegidos