El ‘punto negro’ que bloquea WhatsApp e Instagram