Bacterias, posible solución para reducir contaminación por antibióticos