María Elena Meneses: El acecho a la verdad