Alejandro Poiré: 2018, año de la transformación