Primeros pobladores de América cazaban y comían perezosos gigantes