Conacyt

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) elaboran un videojuego de la cultura kumiai, el cual pretenden sea una herramienta para la promoción de esta población asentada en Baja California.

“La senda de Jatñil” es el nombre del juego que busca posicionar la cultura kumiai, un grupo yumano como los cucapá, kiliwas, paipai y cochimíes, tanto en la población bajacaliforniana como en el turismo de la entidad.

Puedes leer: Mulaka, el videojuego tarahumara llega a las principales consolas

Los investigadores de la Escuela de Ciencias de la Ingeniería y Tecnología (Ecitec) de la UABC, encontraron en Jatñil, líder kumiai perteneciente al linaje Mishkwish, a la figura para el desarrollo del videojuego.

Conacyt

El juego de video explora los ritos del bautismo de los niños kumiai, cómo era su vida en comunidad, educación, cacería, pesca, recolección, la forma en que se daban las migraciones, pues se trataba de grupos seminómadas, dijo el coordinador del proyecto, Ervey Leonel Hernández Torres.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el maestro de la UABC explicó que el videojuego tendrá varios niveles, al término de cada uno se reproducirán videos con temáticas alusivas a momentos o prácticas clave en la cultura kumiai.

“Estamos buscando este concepto de alteridad cultural, es decir, que el jugador se logre poner en los zapatos de Jatñil y experimente un poco los conflictos de vida que él tuvo, cómo visualizó ese momento en que llegan los españoles”, dijo.

El videojuego diseñado para computadora está en la etapa de prototipo, cuyo objetivo es que la versión final sea para dispositivos móviles.

De acuerdo con la Encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de 2015, la población kumiai en Baja California está formada por 486 indígenas, de los cuales hasta 2005 se contabilizaron 264 hablantes de la lengua.

 

Conacyt

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Cada vez más mexicanos viven de los videojuegos