Así es como tu cerebro se actualiza para acostumbrarse a lo inesperado