Más de la mitad de nuestras células no son humanas, dice investigador