Los ‘patitos de hule’ pueden poner tu salud en peligro