Leer y aprender idiomas retrasa o detiene el deterioro del cerebro