La OMS advierte del peligro de la “enfermedad X”