La tecnología que le permitía a Hawking hablar