La imágen que ‘hackea’ cerebros artificiales y humanos