Naia, el esqueleto más antiguo de América ya tiene rostro