Físicos del MIT y Harvard se acercan a la creación de lightsabers reales