El ‘paraíso’ y las complicaciones de ser freelancer en México