Alejar a turistas, una alternativa para proteger a las islas Galápagos