Monos y humanos fueron obligados a respirar gases diésel