En Reino Unido los sandwiches contaminan tanto como los autos