Lo bueno y lo malo que nos dejó el CES 2018