John Young y el sándwich que viajó al espacio