La obsesión de los niños con los dinosaurios beneficia su cerebro