La Ciudad de México respira media tonelada de residuos fecales