Humanos editados, ¿la siguiente desigualdad social?