Según la ciencia, así suena el villancico perfecto