Pronto las pantallas de smartphones rotas serían cosa del pasado