Las “supererupciones” volcánicas son más frecuentes de lo que se pensaba