Hiroshi Ishiguro: El hombre que hizo un robot de sí mismo