Ni verdes ni cabezones, estudio revela cómo serían los extraterrestres