Assasin’s Creed Origins, el videojuego que explota la inteligencia artificial